Crisis en el Atlántico

0
704
Abg. Nerio Ovalles Instagram: @nerio_ovalles
Abg. Nerio Ovalles Instagram: @nerio_ovalles
-Publicidad-

Por: Abog. Nerio Ovalles

Twitter: @Novalhot

Cuando comenzó la cuarentena a finales del mes de marzo en Venezuela, ya la escasez de combustible era de dimensiones catastróficas, por supuesto, las cinco refinerías que existen en todo el territorio nacional estaban y siguen totalmente inoperantes, (Cardon,Amuay,El Palito,Planta de Jose y Boscan).

Todo esto de cara a la desinversión y corrupción que allí se conquistó en los últimos 20 años en la PDVSA que en otrora fuera una de las cinco industrias más importantes del mundo, hasta la era de Luis Giusti, al mando de la estatal.

Luego de consultar fuentes fidedignas, pude constatar una información que a mi juicio marca el fin de una era, que el último de los taladros de perforación de pozo en Venezuela perteneciente a la empresa «Petropiar» cerró operaciones. El panorama para el sector petrolero en la nación es verdaderamente alarmante.

Luego de una serie de eventos que afectan a la industria, las consecuencias para el país serán devastadoras por ser especialmente este rubro el principal motor de ingresos de la actividad económica.

Fue entonces como esta semana se conoció del cierre de operaciones de todos los taladros de perforación de petróleo en Venezuela, lo cual tendrá un impacto en la producción en un plazo no mayor a seis meses.

Expertos advierten que reactivar un taladro de perforación en el futuro suele ser sumamente oneroso para la república. “Al quedarse Venezuela sin taladros podría generarse un impacto en la producción en los próximos meses” explica Antero Alvarado, director regional de Partner In Gas Energy.

Fuentes del gobierno ilegítimo de Nicolás Maduro, dan loas y afirman que un tanquero que transporta combustible cargado en un puerto de Irán zarpó hacia Venezuela, según datos de rastreo de buques de «Refinitiv Eikon», el buque CLAVEL de bandera iraní pasó el miércoles 13 de mayo por el canal de Suez, tras cargar combustible a fines de marzo en el puerto de Bandar Abbas en Irán según las fuentes.

Desde abril varios vuelos de Mahan Air han llegado desde Teheran a Venezuela han suministrado materiales a nuestro país para reanudar la unidad de craqueo catalítico de la refinería de Cardón, operada por la estatal PDVSA y con capacidad para procesar 310.000 barriles por día (bpd).

La red venezolana de refinación de 1.3 millones de bpd de capacidad se ha derrumbado en los últimos años debido a la falta de inversión y despiadada corruptela bajo el gobierno de Nicolás Maduro, a raíz de la salida de Rafael Ramírez de la industria, la cúpula militar liderada por su “cuatrisoleado” Vladimir Padrino López, aprovechando las peleas a cuchillo que se generó entre Ramírez y Maduro, logra el titular de la defensa imponer al mayor general Manuel Quevedo, quien pasará a la historia como el hombre que enterró a PDVSA, como presidente de la industria y a la vez ministro de petróleo y minería, era lo que le faltaba a los militares, apoderarse de la industria para tener el absoluto control de las divisas que hasta hace poco producía la industria.

El plan estaba consumado, la aniquilación total de PDVSA era un hecho, el ministro Padrino cree que el brazo de la justicia no lo va alcanzar, el lo sabe, son delitos de corrupción y lesa humanidad que no prescriben, la corte penal internacional le tiene un puesto asegurado en el banquillo de los acusados, al igual que al mayor general, eso sí la DEA no les cae primero.

El ilegítimo de Nicolás Maduro, se mofa que ya los buques están cerca canta victoria, fanfarronea, tiene orgasmos de psicópata cada vez que anuncia la llegada de los cinco tanqueros, corre el reloj, existe una gran expectativa, el diputado Pedro Carreño, aparece en un video que difundió por las redes envalentonado, como un vulgar guapetón de barrio, desafiando al comando antidrogas acantonados en el Caribe, por su parte el presidente de los EEUU, Donald Trump, asegura a través de los medios digitales que la poderosa flota tiene prácticamente rodeado al país, mientras que el gobierno del estado islámico de Irán advierte que una posible agresión a los buques iraníes por parte de fuerzas estadounidenses sería una declaración de guerra. Yo no creo que los halcones se atrevan, no por miedo, sino que no existe argumentos jurídicos y políticos para impedirlo un bloqueo, pudiera ser, conclusión, para este humilde servidor, los buques llegarán a su destino, y serán los militares quienes una vez más se encarguen del negocio de la gasolina distribuyéndola a 2 dólares el litro, para luego ser revendida a 3 dólares y 4 dólares al consumidor final, es decir, el pueblo que siempre es el que ha pagado los desmadres de estos hampones.

El estruendoso fracaso de la Operación Gedeón ha puesto al descubierto como un grupito de locos de la mano de su líder Leopoldo López, se lanzaron Acuña aventura tipo «Rambo» (con el perdón de Sylvester Stallone, que, si lograba vencer, aniquilar y entregar el enemigo al Tío Sam). Que al final lo que hicieron fue oxigenar más a un régimen que cada vez que están a punto de caer, el grupito de locos la vuelve a embarrar, será que hay que mandarlos a todos para Bolivia para que la mujer les enseñe como es que se saca del poder a un presidente ilegítimo, señores, el café está servido, como dijera en sus narraciones de béisbol un locutor zuliano.

Desde algún lugar de la República del Zulia me despido hasta una próxima entrega.

-Publicidad-