Dr. Psi: Venezuela mi paciente borderline (Parte II)

0
89
Psicólogo Edilio Lugo Medina (Dr. Psi)
Psicólogo Edilio Lugo Medina (Dr. Psi)
-Publicidad-

Por: Edilio Lugo Medina.

CNP: 10.805

// FVP: 4.713

IG: @eldrpsi


A propósito de una entrega anterior para Diario Progreso, esgrimí algunas ideas en relación a lo limítrofe que se encuentra Venezuela como paciente psicológico. Expusimos elementos en cuanto a la inestabilidad al estado de ánimo y comportamiento, quedando pendiente el aspecto relaciones al cual me dedico a continuación.


Entre las muchas relaciones que nos toca asumir a los seres humanos, resalta la relación de pareja y Venezuela presenta un historial verdaderamente dramático como interesante. Solo por tomar un referente hablaremos de su vida amorosa en la llamada «era democrática».


Solo como antecedente había sostenido un romance con un poeta enamorado, romántico, bohemio y le sobrevino un habilidoso hombre de armas que rompió abruptamente su momento platónico y babieca… Pero la historia real de sus ocho hombres comienza así:


1. Rómulo, verborreico, envolvente, seductor con la palabra, astuto y sagaz, fue capaz sin mayores atributos de enamorar a una mujer bella, naturalmente rica e inocente… Pero se impuso la sensatez y aquella relación sólo fue un episodio que curtió su alma y le hizo posible contemplar a…


2. Raúl, inquieto, apacible, un hombre sencillo, de austero sentir, pueblerino, familiar, que se desencanto quizá por su escasas ambiciones… Hizo un giro sostenido a la provincia, en realidad siempre ha sido de espíritu rural, más bien campestre y de camino a los Andes, se encontró con la tercera «R»


3. Rafael, intelectual, sereno, de hablar pausado, hogareño y profundamente religioso. Es probable que por ser tan delicado y sutil, considero que faltaba carácter en esa relación y entonces llegó hasta lo extremo andino y como conocía de sus primeros amores mozos lo recio del carácter gocho, acudió a el confiada, se entregó a:


4. Carlos Andrés, vigoroso, carismático, gran caminador, era un tipo sortario, poseía muchos recursos, incluyendo dinero y la encandiló con prendas, joyas, promesas al mejor estilo saudí, pero era infiel, desleal, y de regreso a su centro, tomo la vía de los Llanos y se encontró con…


5. Luis, un tipo estudioso, bonachón, refranero, jocoso, dulcero, con valores cristianos, pero confiado se rodeó de verdaderas arpías, no cuidó la economía de la casa y «Vene» como le decía, una vez más, se desilusionó… Quiso crear nuevas rutas, nuevos caminos, tomo la carretera a Oriente y se dejó sorprender, creyendo que ya nada peor podría pasar. Le tomó gusto a los profesionales, al marido con estudios, títulos y pensó nadie mejor que un doctor, de pueblo, origen humilde y una suegra angelical: Jaimito y entonces llegó…


6. Jaime, gracioso, con alta formación, sensible, ameno peeeeeero, grosero, no le gustaba que lo «jodieran» y menos los periodistas, era infiel con segundo frente declarado, le brindó más apoyo y proyección que a nadie, y por si fuera poco: Borracho, bueno perdón alcohólico, una joya pues, convirtió la relación en un bochinche, con pura rumba y guaguancó. Creyó que ya no había más posibilidades y apostó a la reconciliación, creyendo que era mejor «malo conocido, que bueno por conocer» y en oportunidades consecutivas volvieron Carlos Andrés y Rafael, es que «chivo que se devuelve se esnuca» …


Sobrevino la crisis más aguda, se vino abajo el rancho y toda la familia se metió en el rollo, hubo heridas y sinsabores que aún 30 años después no han podido sanar, entonces en medio de ese tumulto apareció otro llanero…

7. Hugo, el propio «pico de oro», con ideas transformadoras, de pensamiento extremista, polifacético y con sed de protagonismo. Revanchista, histérico a todo dar, de discurso belicista, confrontativo, radical, de pensamiento totalitario, se hizo del poder absoluto, estableció alianza con gente de dudoso proceder, eso da sensación de placer, y Venezuela se sintió abrumada por la virilidad, por el carácter que creyó pondría orden en la casa … Pronto se dio cuenta del sacrificio que esto implicaria, de cual era su verdadera intención: aprovecharse, ultrajarla … quizá por el mismo ímpetu con que llevó su vida, repentinamente murió, llegó la viudez, y creyó nuevamente que lo peor ya había pasado… Casi sin darse cuenta, y como última herencia le dictó quien sería su siguiente pareja y cuál regalo navideño apareció…


8. Nicolás, de curioso, oscuro o dudoso origen, pico se sabe. Sin estudios reconocidos, torpe, sin carisma, sin discurso y sin dinero, es verdad que le ha tocado un duro momento pero ya «Vene» está agotada, deteriorada, con múltiples achaques, decepcionada aún al borde del abismo. Un abismo que nos topamos bien nos encontremos en Dubai, Washington, Buenos Aires, Lima, Roma o San Fernando de Atabapo, Mucuchies o Paraguaipoa, la escenografía será distinta y aunque podamos observar diferencias conductuales, nuestra esencia sigue siendo la misma, seguimos estando borderline, al filo de un cataclismo no necesariamente desgraciado o pernicioso, porque, siempre, ante cualquier evento tendremos la posibilidad de decidir en qué convertimos la realidad: en fatal desgracia o en oportunidad para avanzar, ese es el verdadero dilema que enfrentamos hoy en día, como ciudadanos, como amos de nuestro porvenir, como país.

-Publicidad-