El papel del «cibercomunicador» en la nueva sociedad

0
685
-Publicidad-

 

“La ética no es una condición ocasional,
sino que debe acompañar siempre al periodismo
como el zumbido al moscardón”

Gabriel García Márquez

El paradigma nuevo de sociedad estudiado por especialistas como: Castells, Celly, Montiel… para discernir los aspectos más resaltantes de este inédito entorno, ha llevado a descubrir la significativa y fundamental función del “cibercomunicador” en la “nueva sociedad”. Por supuesto, tomando en consideración los elementos positivos y negativos que le asisten a los individuos que le proveen este matiz.

El “ciberespacio” ha traído consigo la posibilidad de establecer un canal infinito para la comunicación, ya que su amplitud permite profundizar cualquier tema desde cualquier perspectiva. El “cibercomunicador” tiene la imperiosa y perentoria responsabilidad de brindar lainformación en este medio, bajo una concepción ética y ontológica, con el propósito de mantener su credibilidad en su continuo e insoslayable quehacer informativo.

Ahora, la “nueva sociedad” le ofrece la “cibercomunicador”, un diverso y magnificado universo de opciones para lograr esta aspiración plenamente. En cualquier coyuntura, él, debe estar filiado a los códigos de ética que se han creado para regular su desenvolvimiento ideal. En la realidad contemporánea es menester realizar todo el trabajo periodístico soportado por los preceptos de la ética, –ignorada en muchos ámbitos actualmente-, más aún, cuando lo noticioso se convierte en un negocio con alta rentabilidad para los propietarios de medios.

El movimiento informativo del “ciberespacio” se torna atractivo para su mercantilización, ya que ofrece las posibilidades que ningún medio tradicional había ofrecido en la historia, en cuanto a valor agregado se refiere; de allí que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) hayan causado un impacto apocalíptico en la sociedad.

Desde el punto de vista de la inmediatez, el “cibercomunicador” tiene la oportunidad de contar con herramientas que anteriormente estaban sometidas a la mano de obra tradicional. El hecho de haber tomado en cuenta las necesidades de información del mundo y que sean satisfechas de tal forma, se constituye como un logro ingente para los “cibercomunicadores”.

El nacimiento de esta nueva modalidad de información ha transformado los espacios por los que la humanidad evoluciona, se desarrolla y comunica. Las áreas económicas, social y mediática han sufrido una trasformación total, es decir que el cambio no es estático sino cada vez más evolutivo. Las nuevas actividades comerciales o la reestructuración y adaptación de la empresa tradicional a las TIC, son algunas de las causas que han motivado la modificación de las estructuras económicas; el ejemplo más sustancial es de los países desarrollados, lugares en donde internet impera como la principal herramienta para la comunicación.

El vital responsable para lograr una “cibercomunicación” idónea, obviamente es el “cibercomunicador”, por ello se hace énfasis en que todas sus acciones deben estar soportadas por la ética. Si existiese algún precedente en la historia que fundamente los errores que se han cometido en el pasado es necesario tomarlos en cuenta para aprovechar el tiempo al máximo y contribuir con la función social que debe ser realizada bajo los criterios más inteligentes posibles.

El papel del “cibercomunicador” en la nueva sociedad, no es otro que el de informar con honestidad profesional para estar enmarcado en los principios de la objetividad, y asistir desde cualquier entorno con el desarrollo de las sociedades y más aún si concibe todo su trabajo guiado por los criterios inherentes a su profesión.

-Publicidad-